El Efecto de la Música

  • Incidencia del estudio musical en diversas áreas del desarrollo infantil, investigación por G. Huároc, L. Huincamán, D. Jimeno, A. Soto y P. Torrealba.
  • Documento completo (pdf, 922 Kb)
  • Extracto (pdf, 414 Kb)

martes, diciembre 18, 2007

Proyecto Papaya

Antes de venir a Chile, es más, días antes de decidirme a viajar, estuve por Trujillo, con el grupo de cantantes que participaron en el concurso de canto de 2004. Tuvimos una pequeña reunión en casa de Marujita, la organizadora.
Marujita tenía un papayo en el jardín. Andábamos en plena conversa cuando una chica chilena mira para arriba, pone cara rara y dice "¿Qué es eso?" y un cubano responde "una papaya, chica". La niña dijo que no, y volvió a preguntar, y así país por país íbamos respondiendo que eso era una papaya. La chica en cuestión quedó con una expresión de total estupor, y bueno, nos olvidamos del asunto.
Meses después, cuando llegué a Chile, un día de los tantos típicos "¿y extrañas Perú? ¿y es muy distinto? ¿y te gusta Chile?" y etc. etc., apareció de pronto el tema de la papaya.

En Chile, me explicaron, la papaya no se come cruda. No es cosa de costumbre, es que cruda es incomible. Tampoco se cosecha cuando recién nace, la papaya aparece y crece apenas más que un puño. Yo recordaba la anécdota de Trujillo, y la gente pensaba que me estaba burlando. Sobretodo Jaime.

Así que un día, harto de dibujar papayas en el aire, decidí que en el siguiente viaje a Perú le tomaba foto a cualquier papaya no-chilena, fuera grande o chica igual iba a parecer grande.

Y bueno, como esa vez, en enero de 2007, fui hasta Jaén, le tomé foto a las papayas que encontré en el mercado. Y de pasadita a otras frutas que no son autóctonas, pero que crecen solas en esa tierra tan fértil. Y eso que desde la locura del arroz las áreas fruícolas han disminuido. Haga click en las fotos para agrandar.

Como segundo invitado está el zapote, riquísima cosa intermedia entre el mango y el mamey, es dulce, fibroso, del tamaño de un puño, y con dos o tres quedas con la panza llena.

En la cajita pueden ver las carambolas, que creo que en otros lugares tienen otro nombre, y son aciditas y muy frescas, muy popular es la cremolada de carambola en Piura y Tumbes.


A continuación está el Noni, planta medicinal que se comercializa como si fuera oriunda de oceanía pero que también crece como malahierba en el Perú (la gente está aprendiendo a darle buen uso) al igual que el Yacón, que muchos creían que era japonés y resulta que es más andino que nosotros.
Y para cerrar, su anfitrión en la cocina de la tía Amparito, con algunos deliciosos ejemplares, de izq. a der. y "de pie":La ciruela roja o criolla (comer con moderación), la naranjilla (esta vez en Trujillo tomé muuucha), el mango normal o criollo que todavía se puede conseguir, la piña que creo que esa sí era ecuatoriana (porque es más barata, excepto en Chile), y el maíz morado, con el que se hace chicha morada (yumm) y mazamorra morada (puajjj) (me enteré hace poco que en centroamérica también hay maíz morado y de más colores). "Sentados": la yuca, la caigua (que es más rica cruda), el olluco redondo-rosado (el sabor es casi igual que el de los largos-amarillos), plátano de freír o guineo (que a mí me gusta crudo), plátano "de la isla" (de color naranja claro por dentro, y terriblemente contundente), y plátanos "manzanitos" que en realidad son plátanos prematuros pero son riquísimos.

3 comentarios:

Mi Chebas dijo...

Es que mas al sur no crecen esas frutas tropicales. Y los jugos en general son horrorosos. Yo probé uno que les encantaba que es platano frutilla que parecía un caldo con azucar...

Dragón del 96 dijo...

Ahi hay una furta con polo que no ha sido mencionada. Diría que una guanabana... nah, es broma! Las guanabanas son calvas.

Pero aunque Chile no tenga gran variedad de frutas, la mayoria de sus terrenos producen uvas. Aca se podría hacer igual, pero preferimos la diversidad.

Slaudos.

Asterion dijo...

Noooo... me tai webiando...
Eso no es una papaya!
es una Calabazaaaaa!!!!

hahaha
saludos

En gringolandia no soy tan nerd