El Efecto de la Música

  • Incidencia del estudio musical en diversas áreas del desarrollo infantil, investigación por G. Huároc, L. Huincamán, D. Jimeno, A. Soto y P. Torrealba.
  • Documento completo (pdf, 922 Kb)
  • Extracto (pdf, 414 Kb)

jueves, diciembre 13, 2007

Tortícolis prescindible

Ayer, como habrán notado mis cientos de fans (¿?), no hice lo que tenía que hacer. Me refiero a mi informe de prácticas, que debo entregar este sábado. De todos modos llegué a la casa con intención de hacerlo, y... parece que los dioses pensaban distinto.

Llegando llegandito, pasé a recoger una ropa de la lavadora (mi madre adorará esta frase), y me pilló el hijo de la dueña de casa diciéndome que el dvd en blanco que le pasé el otro día no le sirvió, que parecía que ya había algo ahí grabado, y que si acaso le podía regalar otro. Ok, subí con la ropa, me tomé una taza de leche, encendí mi pc-cafetera y se me ocurrió revisar el dvd que el muchachito me había devuelto para ver qué había ahí... y resulta que habían fotos de su cumpleaños.
Bajé, le conté, y me dijo que entonces ya estaba lo que necesitaba y me devolvió el disco nuevo. Luego yo seguí revisando mis dvds por si había otro ya grabado y sin nombrar. Y en algún momento... comenzaron a aparecer las típicas carpetitas de los "gusanos", esos virus que se te copian por todos lados y se disfrazan de cualquier cosa.
Noté la "infección" y me dispuse a borrar las carpetitas falsas, total me ha pasado mil veces pero... en el pendrive, y nunca me había pasado directamente en el pc. Recordé que no tenía instalado un antivirus, y que había dos en el disco duro del notebook (que se ha convertido en un super-pendrive ahora que lo uso con cable externo) pero no estaba conectado y decidí no arriesgar a que también ese disco se llenara de virus.
Me dije: ¿qué tan malo puede ser? y probando un par de cosas noté que el gusanito es de ésos que se reproducen pero en realidad no destruyen. Me armé de paciencia y comencé a borrar una por una las carpetitas, porque no tengo tantas cosas guardadas directamente en el pc.
Y llevaba unos 10 minutos de clicks y me faltaban dos carpetas: la de windows y la de office. Y resulta que sólo esas dos cagonas carpetas tenían cientos de subdirectorios... y me demoré muchísimo más, me aburrí, y cuando me faltaba muy poquito y me estaba quedando dormido... me falló un click y le di a una de las carpetas falsas... ¡y el gusanito de mierda se volvió a copiar por todos lados!.
Decidí no luchar más y dormir. ¡Pero dormí muy mal! Soñé que no entregaba a tiempo el informe, y que no había otro computador dónde hacerlo, y mil estupideces más. Amanecí con el cuerpo atravesado, sin ganas de nada, con una sensación de extreñimiento cerebral que no le deseo a nadie.
Igual fui a recoger un par de documentos que me tenía que entregar una de las profes supervisoras... y no lo tenían. ¡No lo tenían! y que vuelva el lunes. ¡El lunes! Osea oficialmente tengo que entregar la tontera este sábado... lo que significa que no será.
Así que luego me dediqué a purgar mi stress, almorcé ligero, no me indigesté tanto, luego fui al último ensayo para el concierto de mañana, que dicho sea de paso fue muy provechoso... y me di un salto aquí.
Mañana avanzaré algo, no demasiado porque tengo que estar lúcido para cantar, y el sábado otro poco y "caballero" explicaré la situación sin angustiarme, porque después es el bautizo de mi sobrinita (¡tengo sobrinita chileno-peruana!) Florencia, hija de mi primo Juan Carlos y su guapísima esposa Margarita.
Y a ver si hoy llegando a casa le logro pasar la vela, el cuy o el huevo al pc, y si eso no funciona ya pues buscaré un antivirus.

1 comentario:

Petisita dijo...

Te digo, mejor entra al mundo MAC no se meten los gusanos.

En gringolandia no soy tan nerd