El Efecto de la Música

  • Incidencia del estudio musical en diversas áreas del desarrollo infantil, investigación por G. Huároc, L. Huincamán, D. Jimeno, A. Soto y P. Torrealba.
  • Documento completo (pdf, 922 Kb)
  • Extracto (pdf, 414 Kb)

martes, octubre 07, 2008

Konstanze y Blöndchen casi se raptan solas

Fui al estreno de Die Entführung aus dem Serail, ópera de Mozart que fue presentada el 23 de septiembre pasado en el Centro de Extensión de la Universidad Católica, un montaje conjunto de la Compañía Ópera de Cámara UC y de la Orquesta Clásica de la USACH. Ya les había comentado que fui a un ensayo en la USACH, según me explicaron era el primero con orquesta.
Después fui a otro ensayo, autorizado por el director musical David Del Pino, ahora en el propio Salón Fresno donde sería el estreno, acompañado de Felipe, también alumno de mi maestro (él tomó fotos con el celular pero hace unos días se lo robaron sin subirlas). Era un ensayo con piano, y estaban instalando la iluminación, probando la secuencia multimedia y los desplazamientos y dando una pasada completa a la música. Ahí me enteré que la mamá del asunto era Miryam Singer, pude saludarla y todo, me explicó que la idea es que la compañía haga cosas a nivel profesional y no sólo universitario. Fue genial poder escuchar un poco más a Patricia Cifuentes y a Pamela Flores. Daniel Farías actuaba bien. A la función del martes 23 fui con Felipe y un grupo de amigos suyos, todos melipillanos. Se repetía el miércoles 24 en la USACH, pero parece que no se publicitó mucho, Camilo, otro amigo, me comentó que no había ni fila para entrar.

En el estreno, si somos justos, quienes se lucieron fueron las sopranos. Para Pamela, un excelente debut. Por ahí un crítico dijo que le falló la dicción, yo lo invito a cantar Konstaze, osea obvio que no va a haber pronunciación perfecta en un rol tan difícil, (yo me sé toda la ópera y a las dos sopranos y al Belmonte les entendí todo) pero que hubo comunicación de emoción la hubo, y mucha, en las tres arias, cuál más sufrida. La voz tersa, cálida, y muy expresiva, además ella ha preparado este personaje desde hace varios años. La actuación muy decente dentro de lo que el rol permite, comprendamos que es muy difícil mantenerse comunicando una misma emoción durante siete minutos con dos líneas de texto y miles de notas. En la filmación proyectada... eso depende del director de filmación.
Patricia Cifuentes hizo una perfecta Blöndchen, se la sentía totalmente cómoda, vocal y actoralmente, tal vez podría abusar menos de la caricatura, no le hace falta... y ojalá su pareja escénica la hubiera complementado. Gracias a ella las escenas de conjunto de Pedrillo y Osmín resultaron perdonables. Además én el montaje visual quedó claro que la cámara la adora, no cualquiera puede comunicarse tan bien con una lente.
Iván Rodríguez, como ya lo dije en el otro post, tiene la voz perfecta para este rol en un montaje en sala pequeña, su vocalización es envidiable, pero no logró lucirse, aunque en la proyección visual se lo veía muy desenvuelto. Ah y casi me olvido ¡le cortaron el Ich baue ganz!, que es el aria de Belmonte realmente interesante... y dificilísima jeje, me encanta cantarla.
La Orquesta Clásica USACH estuvo maravillosa, y David Del Pino logró unos fraseos realmente variados, seductores, lánguidos o apasionados según hizo falta, con color totalmente austríaco.
El vestuario del coro estaba de lujo, dicen que fue prestado por la embajada de Turquía.
El montaje visual fue muy interesante, evocador, muy adecuado para esta época en que todo entra por los ojos, aunque perfectible en el uso de la iluminación y el maquillaje para las tomas. No sé si finalmente esta propuesta sea más barata que un montaje teatral convencional, pero por lo menos es más portátil. Ojalá la puedan utilizar nuevamente.
El actor de televisión que pusieron para hacer de Selim (rol hablado), Álvaro Rudolphy, fue totalmente aburridoooo con la voz deshidratada, y tieso en grado extremo, cero hidalguía, no convenció como bajá. Demasiado obvio el recurso de abrazar a Konstanze justo en los sobreagudos. Y los besos eran de tele, no de teatro.
La iluminación sí adecuada, y en perfecta combinación con la proyección de fondo.

2 comentarios:

L. Felipe Bellolio C. dijo...

Realmente fue un agrado poder asistir al ensayo y posteriormente al estreno de esta opera de Mozart, era mi primer acercamiento a ella y me pareció muy interesante, con una música maravillosa que invitaba a quedar absorto en el espacio. recordando ese día y a los cantantes creo que todo estuvo muy bien sobretodo la actuación, con respecto a la calidad vocal algunos muy bien y otros regular. tu crítica ma ha parecido muy entretenida sobretodo cuando mencionas a Osmín y te refieres a él diciendo "que se agacho y mostró el esofago para sacar un aullido gutural" jajaja de verdad muy jocoso tu comentario. para mi todos los demás estuvieron muy bien.
espero que sigas manteniendo el realismo y no confundiendo cosas, un saludo,

Gabriel dijo...

testigo habemus

En gringolandia no soy tan nerd