El Efecto de la Música

  • Incidencia del estudio musical en diversas áreas del desarrollo infantil, investigación por G. Huároc, L. Huincamán, D. Jimeno, A. Soto y P. Torrealba.
  • Documento completo (pdf, 922 Kb)
  • Extracto (pdf, 414 Kb)

lunes, noviembre 26, 2007

Se termina

Se termina el año, se termina la titulación, se terminan mis veintitantos, ¿se termina algo?... se termina el crédito, se termina por fin la vida de estudiante, se terminan mis pretextos para quedarme en Santiago.
Ya había anunciado antes que ando aburrido de dar pasos, tengo ganas de quedarme quieto alguna vez. Me suele ocurrir que al acercarse un final, ya estoy como rabo de boxer buscando la siguiente meta (la idea del boxer no es original mía ;P), pero ahora ando además aburrido, cansado, y harto de esta depresión recurrente en la que estoy desde que dejé Viña.
Parece que mi gran objetivo detrás de tanto viaje fue siempre encontrar un camino hacia algo mejor, que en cada momento fue la salud física, luego un mejor entorno urbano, mejorar mi vida familiar, recuperar mis estudios, mejorar mi canto. Y el último viaje fue con pretexto repetido, el canto, y ahí reventé dos corazones (contando el mío pes), y pucha que lo pasé mal.
Aunque muchas cosas humanamente constructivas me ocurrieron en el año y medio de semi-soledad (que tuvo muchos momentos hermosos) y el siguiente de soledad completa, y he visto abrirse muchas puertas y que por fin lo del canto va por buen camino (alabado sea Carlos Beltrami), todavía ando con una nostalgia tremenda.
Como no tengo espacio para perro ni plata para canarios, intento tener plantas... pero tampoco me resulta mucho. Ahora que estuve por Perú se me ocurrió que tal vez instalándome de nuevo en mi país podría encontrar motivaciones, pero noté que el problema no está en el donde... me atrevo a decir que está en el "con quién". Por lo menos esta vez pude compartir un poquito más con la familia. Y claro, lo del concurso ha sido una muy linda pausa.
Agradezco seguir repirando. Y sí, ya sé que esto no es lo más motivador que he escrito, pero al menos al escribirlo estoy viendo luces. No, no estoy alucinando, me refiero a que estoy encontrando opciones. Y ahora me voy a dormir porque tengo muchas cosas por hacer para esta semana.

3 comentarios:

Mi Chebas dijo...

No hay que buscar terminares, es mejor buscar comenzares.

Ursula dijo...

Sempre que el año está por terminar nos cuestionamos todo. Ojalá pronto encuentres tu rumbo Gabo.

Exitos!!

digler dijo...

yo creo que rumbo no se termina de encontrar,pues aunque hay un final, siempre hay mil formas de llegar a el...

En gringolandia no soy tan nerd