El Efecto de la Música

  • Incidencia del estudio musical en diversas áreas del desarrollo infantil, investigación por G. Huároc, L. Huincamán, D. Jimeno, A. Soto y P. Torrealba.
  • Documento completo (pdf, 922 Kb)
  • Extracto (pdf, 414 Kb)

lunes, septiembre 03, 2007

Lag

La semana pasada tuve que reorganizar súbitamente mis horarios debido al trabajito que me salió. Sobre la experiencia en ese colegio comentaré con calma luego.
Lo que más me ha cacheteado ha sido el tremendo lag, yo que hace apenas un mes y medio dejé el horario de oficina y sufrí un tremendo desajuste de tiempos y energías, tuve que cambiar todo mi ritmo de martes para miércoles, y encima para ir a hacerles clase a unos 90 chiquillos distintos por día.
Si no fuera porque en verdad hacer clase me resulta un desafío muy motivador hoy, creo que hubiera caído desmayado el jueves nomás. Y ojo que cuando hago clase soy recontra claun y trato de aprovechar al máximo los escasísimos 90 minutos de música que tiene el escolar común.
Osea he pasado de levantarme a las 9h para evitar ir en el metro como sardina (con aceite y olor incluidos) a tener que levantarme a las 6h30 para ganar la ducha y encima afeitarme ayayay. Para remate, dos trabajitos súper fáciles de la U se cayeron de la agenda y tuve que dedicarles un par de medias noches; también tuve que mover mis horarios de prácticas (menos mal que no hubo lío) y el sábado hacer magia (como siempre) para estar a las 16h en supervisión de titulación y a la vez ensayar el hermoso trío del Beatus Vir.
No sé si quedarme callado y hacer un mantra porque total son sólo dos semanas, o quejarme con todo porque la semana siguiente viviré nuevamente un desfase atroz.

1 comentario:

Asterion dijo...

Dale no ma hombre!
aperraaaa!

aunque no mucho, sino vivirás corriendo como yo y durmiendo la nada.

En gringolandia no soy tan nerd