El Efecto de la Música

  • Incidencia del estudio musical en diversas áreas del desarrollo infantil, investigación por G. Huároc, L. Huincamán, D. Jimeno, A. Soto y P. Torrealba.
  • Documento completo (pdf, 922 Kb)
  • Extracto (pdf, 414 Kb)

miércoles, agosto 08, 2007

¡Peccator videbit, grrr!

Estos días ando estudiando un aria de Vivaldi, no sé si la voy a tener que cantar en público, pero a mi profe ya le gustó y fui condenado a cantarla en clase. El texto es parte del Beatus Vir, que dice que "El pecador verá (al bienaventurado que teme a Dios) y se enfurecerá y apretará los dientes y se consumirá, y su deseo de pecar perecerá".
No sé si es lo más complejo que he estudiado hasta ahora, pero mi gran problema es que la música es simplemente linda, así que no ayuda mucho al texto. Entonces, si a eso le sumas que está lleno de coloraturas centro-graves (para un tenor), me encuentro con novedades.
Porque, con la voz de verdad que ahora tengo, todavía no he cantado coloraturas de nuevo, y antes uno de mis fuertes (dentro de lo que cantaba) eran las notitas rapiditas y centro-agudas, y ahora tengo que reaprender eso. Guatominales se ha dicho.
Lo otro, es que no tengo ejemplos directos. En nuestros días, el gran referente para Vivaldi son las grabaciones de Naive/Opus 111 (ésas que ponen modelos en las portadas), de las que tengo un par de cosas: Dorilla y una selección de arias, ambas con buenos ejemplos de arias para tenor, aunque demasiado händelianas. El otro refererente, por supuesto, nuestra querida Cecilia Bartoli. Los dejo con Armatae face et anguibus , del mismo Vivaldi.

1 comentario:

Petisita dijo...

cantas opeRA? que lindo. A mi me gusta mmucho la voz de Maria Callas, creo que nadie la ha podido superar. Gracias por visitar mi blog.

En gringolandia no soy tan nerd